El despertar del Sagrado Femenino

Este año 2016 sin duda ha empezado con mucha más fuerza de lo que nos imaginábamos. Todo indica que se trata de un año de grandes cambios, grandes transmutaciones. Es un año de fuego, no en vano el agua que debería haber llovido se está haciendo esperar y esperar… y seguimos esperando, al menos en nuestra bella isla de Mallorca. Pero todo tiene un sentido y un hermoso y poderoso propósito que está fuertemente relacionado con el despertar de la memoria ancestral de la humanidad. Una memoria impresa y recogida en el elemento agua… Con la que estamos trabajando desde hace tiempo para activar y recuperar. Pero este trabajo merece dedicarle otro día un artículo específico.

Captura de pantalla 2016-02-01 a la(s) 16.40.34Hoy comparto con vosotros unos pensamientos que recibí esta madrugada. Me han resonado de manera especial y me han parecido tremendamente oportunos teniendo en cuenta que ayer 31 de enero de 2016, aprovechando la celebración del Imbolc¹ celta, nos juntamos un grupo de personas para llevar a cabo un trabajo en el interior de una cueva muy especial, la cueva de Can Sión en Pollensa, que estaba relacionado con el despertar de su poder y del Sagrado Femenino que habita en su interior. Deciros de esta desconocida cueva que es una de las más grandes de Mallorca, concretamente la tercera en tamaño y que se encuentra en una montaña perteneciente a la finca del mismo nombre Can Sión. No sé vosotros pero yo desde un principio me llamó mucho el nombre de la cueva y no pude evitar relacionarlo con el culto a María Magdalena como icono de la Diosa Femenina. Desde hace varios meses estamos participando activamente en distintos trabajos relacionados con la Diosa, la Feminidad, la gran Madre, el ancestral culto olvidado y enterrado en nuestra memoria. Estamos sintiendo y al mismo tiempo presenciando y tomando parte activa de un hermoso proceso a escala mundial que lleva implicado el dejar de lado el culto dogmático de las religiones para volver a reconectar con la espiritualidad más ancestral de la humanidad.

Desde que llegamos a la cueva de can Sión percibimos una gran tristeza a nuestro alrededor, un aire desolador, falto de energía vital. Falto de energía femenina. La ceremonia giró en torno al agua y a su importante papel como elemento limpiador, fuente de vida y conservador de la memoria. Al concluir el trabajo todos tuvimos la sensación que había sido muy potente y que la energía que se había despertado iba a trascender mucho más de lo que nos imaginábamos.

Esta misma madrugada desperté con una serie de pensamientos que decido compartir con vosotros y que están relacionados con los cambios que estamos viviendo…

...los extremos opuestos se manifestarán con mayor acentuación. Nuestros pensamientos, nuestros actos y nuestras decisiones afectarán de manera más intensa y rápida a nuestro alrededor. Si elegimos un camino de amor o si elegimos luchar, si elegimos estar unidos o si preferimos estar solos, si elegimos un determinado tipo de compañías y actividades, todo actúa de manera contundente en la configuración de nuestro alrededor y de nuestros camino.
Elige bien. Espera y escucha. Reconoce los sincronismos y actúa en consecuencia de manera firme y decidida. Aquellos que permanecen en estado de conexión con el espíritu desarrollarán la habilidad de hablar y actuar de manera equilibrada de acuerdo a su propósito en esta vida.
Va a haber un cambio de paradigma. Está sucediendo. Es algo inevitable y extremadamente necesario. La nueva era se está asentando a nuestro alrededor como una leve cortina de humo que poco a poco se va convirtiendo en roca firme e inamovible.
No son tiempos para desesperarse ni tampoco lo son para reposar y descansar. Hay que actuar, mucho y repetidas veces para asentar y asegurar el ciclo que esta iniciándose. En la medida que sepamos avanzar nuestros pasos en esa dirección podremos más fácilmente adaptarnos a los cambios, rápidos y contundentes que se aproximan.
No hay nada malo en tener miedos puntuales o falta de equilibrio emocional momentáneo. Siempre y cuando no dejemos de actuar y dirigir nuestros pasos hacia el propósito que nos llama. Hemos venido para atender una agenda muy movida y llena de cambios. Nada es para siempre y esa máxima se va a escenificar de manera constante a nuestro alrededor. Cada vez más. 
Conéctate contigo mismo, honra tus sentimientos profundos, agradece la vida que tienes y que te rodea. Lleva tu luz hasta otros y a otros lugares por donde pases. No son tiempos de crítica hacia los demás, pues cada uno está donde tiene que estar y avanza a su ritmo. Es tiempo de compartir lo mejor de nosotros con el mundo, con nuestros hermanos, sin obligar, sin insistir, sin forzar a otros a seguirnos. La libertad de expresión individual se debe manifestar en muchos campos y muchas áreas de la humanidad. 

Es nuestra obligación como raza acoger la llamada colectiva de nuestros corazones. Queremos volver, regresar a la vida, a la fuerte conexión que antaño teníamos entre nosotros, con la Tierra y con los cielos. He aquí la Trinidad perdida. Debemos recuperarla. 

Van a despertarse muchos recuerdos, muchas memorias, muchas cosas olvidadas que AHORA más que nunca deben salir a la luz después de haber estado milenios olvidadas o vetadas a la colectividad. En nuestro saber interior encontraremos la forma de aprovechar e incorporar esas lecciones y esas vivencias a nuestra vida, sin ningún tipo de esfuerzo, pues es algo que SIEMPRE estuvo presente con nosotros, guiándonos hacia este camino. El resultado será colectivo. Abrazaremos los desenlaces, los dramas y las glorias de lo que nos espera como especie universal, y asumiremos que forman parte del progreso espiritual que nos toca vivir.

Damos la bienvenida a esta fuerza interior que está despertando, que nace y que se hace sentir de manera sutil y contundente entre nosotros y en nuestros corazones. Es la Diosa, la gran Dama, la esencia Femenina que siempre nos guió y nos llevó a buen puerto. Es hora de abrazar, apoyar y proteger tan valioso legado de nuestros ancestros. Ayudemos pues a que eso suceda, a que ese mensaje forme parte de nuestra vida cotidiana, de nuestros pensamientos, de nuestros actos, de nuestras decisiones. No demos la espalda a lo que quiere estar presente. Reconozcamos su valiosa presencia y manifestación en nuestras vidas y así empezaremos a honrar lo que está por suceder.

¡Feliz Imbolc!

Cueva de Can Sión

   

1Imbolc es uno de las cuatro principales festivales del calendario celta, asociado con el ritual de la Fertilidad, también como el día de Santa Brígida o Brigid, y en tiempos más recientes ha sido celebrado como el festival del fuego, uno de los ocho días festivos (cuatro solares y cuatro lunares) o Sabats de las rueda del año neopagano.

En Escocia el festival es también conocido como Latha Fhèill Brìghde, en Irlanda como Lá Fhéile Bríde y en Gales como Gwyl Ffraed.

El Imbolc se asocia convencionalmente con el 1 de febrero aunque el festival celta comienza el 31 de enero. Fuente Wikipedia. 

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Ancestros, Madre Tierra, Trabajos

2 Respuestas a “El despertar del Sagrado Femenino

  1. Hola! siento mucha resonancia con lo que dices! Gracias!
    te voy a dejar un link a mi blog, así si gustas me lees. ❤ Luz!
    http://kundaliniceramica.blogspot.com.ar/

    • Muchas Gracias Pau. Ya veo en tu blog que tú también tienes la sensibilidad para entender y formar parte de este camino. Seguimos adelante, hay mucho que compartir, mucho que tiene que transmutarse. Mucho que tiene que despertar
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s