¿Quién decide escoger a la Madre Tierra?

Este pasado fin de semana de Noviembre 2015 llevamos a cabo el taller ‘Volver a la Madre Tierra’. No éramos muchas personas, aunque quizás gracias a ello fue mucho más fácil para todos integrarnos, conectarnos y tener una experiencia inolvidable. Días más tarde me comentaban que el viernes 27, mientras nosotros estábamos hablando de druidas y varitas mágicas, ese mismo día en el centro de Palma se llevaba a cabo el acto de encender las luces de Navidad de la calle, un acontecimiento que movilizaba a miles y miles de personas que acudían en masa a caminar bajo la bonita iluminación artificial y de paso a inundar los comercios, locales, almacenes, mercadillos, bares y restaurantes cuyos propietarios seguramente se estarían frotando las manos. 

¡Qué mundos tan distantes, tan diferentes, tan cerca pero al mismo tiempo tan alejados el uno del otro! No deja de ser paradójico y llamativo el contraste. Es más que probable que nuestro pequeño grupo de amantes de la Naturaleza fuese una representación proporcional del interés que existe actualmente en la sociedad por profundizar nuestra relación con la olvidada Madre Tierra.

Lo cierto es que aquellos que escogimos los bosques y las montañas antes que bullicio y el frenesí consumista de una ciudad, nos sentimos muy afortunados, no sólo por estar donde estábamos sino también y sobre todo por haber tenido la opción de poder escoger algo así. 

Ahora aprovecharé para dejar caer algunos comentarios y  recuerdos de este último Taller ‘Volver a la Madre Tierra’. Lo primero de todo es dar las gracias a la gente que participó en el mismo. Todos demostraron tener una gran calidad humana y un gran corazón así como una sensibilidad y predisposición a profundizar su relación con la Naturaleza, lo cual aportó un ambiente estupendo durante todo el taller. 

El viernes por la tarde-noche hablamos de Druidas y de algunos de los instrumentos que ellos solían usar para hacer su magia. También hicimos sesiones individuales de runas vikingas y del oráculo del Ogham el cual utiliza la magia de los árboles sagrados celtas para trasmitir mensajes. Ufff… cuanta información importante y oportuna llegaba para mejorar nuestras vidas. 

Al día siguiente los favores de la Madre Tierra se hicieron notar. Tuvimos una temperatura y un tiempo excelente para el tipo de actividades que nos aguardaban. Los lugares donde realizamos cada uno de los ejercicios son lugares muy especiales, lugares de poder donde la belleza y sobretodo la magia están muy presentes. Fueron lugares escogidos a conciencia donde previamente se pidió permiso y apoyo de los distintos seres y energías que los habitan. De esta forma el taller tuvo siempre un desarrollo muy fluido en un ambiente distendido y mágico al mismo tiempo. Nos acompañaron los guardianes, se manifestaron los elementales así como otros seres avanzados. La gente río y lloró, percibió y respiró, aprendió  y conectó más allá de este mundo físico. Al final del día la Gran Madre se había hecho notar. Su amor incondicional y sus misterios nos habían abrazado y dejado su huella. Volvíamos a casa vibrantes, pensativos, distintos, cansados pero más despiertos que antes. Volvíamos a casa pero con ganas de volver pronto a ella, a su regazo.

En estos tiempos navegamos un océano de grandes cambios, no poco tormentosos, necesarios y probablemente inevitables, pero al mismo tiempo son esperanzadores. Más allá de todo este caos  social, del derrumbe de estructuras anacrónicas y del dolor, miedo y sufrimiento que la humanidad va a tener que encarar y padecer, se encuentra el horizonte de una nueva era iluminada por las ideas de despertar, respeto y sobretodo unidad. Un nuevo mundo donde todos sin excepción deberemos aprender a vivir en armonía con el planeta, con el cosmos y con nosotros mismos. Tengo la profunda sensación que para encontrar ese equilibrio debemos empezar AHORA por volver a la Naturaleza, volver a conectar con ella, con su inmensa generosidad, su amor, su sabiduría y sus misterios. Además es algo divertido, sano, gratis y sienta muy bien. ¿Acaso no son suficientes razones para empezar?

¡Gracias Madre Tierra!

 Hasta pronto

  

Para conectar con la Naturaleza debemos activar nuestra energia femenina, jugar a ser niños, usar nuestra imaginación, y creatividad

  

La naturaleza nos ofrece espacios sagrados , lugares de poder donde celebrar nuestros rituales de agradecimiento y conexion con ella.

  
    

   

La forma de las cosas nos habla, nos da información del lugar y de la energía presente en el lugar. Podemos aprender a interpretar sus mensajes para comunicarnos con ella.

 
 

La meditación nos permite subir nuestra vibracion. De esta forma logramos acercarnos a los mundos y los misterios que residen mas alla de las formas.

 

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Conciencia y espiritualidad, Talleres

Una respuesta a “¿Quién decide escoger a la Madre Tierra?

  1. Montse

    Muchas gracias a todos por compartir un día tan mágico. Un abrazo y hasta siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s