Las Tres Religiones, 2ª parte: La Meca y Jerusalem

Viene de: l- trabajo en Roma

El proyecto de las tres religiones tenía como objetivo principal tal y como nos habían dicho…

– No existen separaciones. No existen diferente corazones. Sólo existe uno, la unión. La unidad, el conjunto del amor entre todos y el amor a ti mismo. Vuestro trabajo es importante tenéis que conseguir la unión de las tres religiones, llegar al punto inicial donde todo nace de lo mismo. Sólo así llegara La Paz y la armonía a la tierra.-

Y posteriormente…

– El secreto del éxito de vuestra misión radica en el poder de vuestros corazones. Unificar los pueblos es una tarea de titanes. No podeis empequeñeceros ante ese trabajo. Unid vuestras manos, vuestros corazones, bajo un mismo latido, una misma respiración. Convertiros así en el canal de la fuente divina y de su más alta voluntad. Convergeran vuestros pensamientos y vuestra mirada en un punto imaginario en el que váis a centrar la intención de crear un nuevo paradigma en el culto a la fuente, a Dios. Representaréis los tres eslabones de las religiones y la unión que los tiene que enmarcar. Siendo asi cristiana, musulmana y judia abrazadas en un anillo para siempre. El anillo despues debera ser fundido al calor del fuego eterno que transmutara todo el pasado en un nuevo camino. He aquí vuestra misión.

La Kaaba centró la atención de nuestro trabajo

La Kaaba centró la atención de nuestro trabajo

Después de nuestra interesante experiencia en Roma (ver artículo) ahora tocaba irnos a la Mecca, el corazón de la religión musulmana. La verdad es que conocíamos muy poco de esa religión, pero lo cierto es que no es necesario tener tales conocimientos para comprender, una vez allí, el tipo de trabajo que debíamos hacer. A fin de cuentas las necesidades eran comunes a todas las religiones.

El trabajo de La Mecca lo recuerdo especialmente hermoso… como arropado por el calor de una hoguera, en la noche del desierto, junto a mis compañeros de caravana. Somos peregrinos… y recibimos la visita de los 5 profetas principales del Islam: Abraham, Noe, Moises, Jesús y Mahoma que cada uno hizo entrega de un objeto: Un bastón, un barco, unas tablas, un pescado y una jarra de agua respectivamente.  El bastón simbolizaba su renuncia a ser líder pues ahora tocaba que cada uno liderase su vida. El barco representaba el movimiento de la vida, el cual necesita navegar con un nuevo rumbo. Las tablas son la renuncia a las leyes y al dogma de las religiones. El pescado es el fruto de nuestro viaje en el barco y nuestro alimento. Y el agua finalmente servirá para purificarnos y para beberla y  unirnos al océano de la creación.

El epicentro de nuestra atención fue la Kaaba, el edificio de forma cúbica recubierto de una tela negra en el cual tuvimos que hacer un importante trabajo de limpieza apoyado por diversas entidades de luz.

Debo mencionar la oportuna aparición en escena de una figura fundamental que nos guió a lo largo de los distintos trabajos que hicimos con el proyecto ‘Las Tres Religiones’ y que sabe perfectamente lo que implica un reto como ese: Akenaton. Ya en su vida anterior como faraón de Egipto, Akenaton tomó la difícil decisión de unificar las creencias  y los dioses de su pueblo lo cual le supuso el rechazo de la minoría que ostentaba el poder y el control y que acabarían conspirando en su contra. Pues bien, contábamos con el auspicio, la guía. la luz y la sabiduría de Akenaton y su mujer Nefertiti. No fue sólo en este trabajo en la Meca en el que nos acompañaron sino que aparecieron en repetidas ocasiones posteriores, involucrándose con especial interés en la unión de las tres religiones del planeta. Su presencia siempre aportaba a nuestro trabajo magia, misterio  y una luz de elevada frecuencia. En esta ocasión Akenaton nos condujo a la gran pirámide de Egipto para introducirnos y guiarnos en una serie de rituales y trabajos energéticos que tendrían que servir para fortalecer y concluir nuestro trabajo en la Meca. Fue una experiencia que todos sentimos muy cercana.

Al terminar nuestro trabajo descubrimos algo increible. Si trazamos una linea que una Roma con La Meca… ¡¡ésta pasa justo por encima de las pirámides del Cairo!! Roma, Las pirámides y la Meca están alineadas. De esta forma entendimos el importante papel que tiene el antiguo Egipto en el proyecto de unificación de las tres religiones.

Si unimos la catedral de San Pablo del Vaticano, con la gran pirámide y con la plaza de la Meca, obtenemos una LINEA RECTA. No existen las casualidades

Si unimos la catedral de San Pablo del Vaticano, con la gran pirámide y con la plaza de la Meca, obtenemos una LINEA RECTA. No existen las casualidades. Pero aún hay más…

 

No sólo descubrimos que estaban alineados los puntos del trabajo, sino que además el punto donde sobre la linea que corresponde al Cairo es de proporción aurea.

No sólo descubrimos que estaban alineados los puntos del trabajo, sino que además el punto sobre la linea que corresponde al Cairo tiene la proporción aurea.

 

JERUSALEM

El siguiente reto era Jerusalem, la gran capital religiosa, cuna de tantos conflictos pero también de tanta luz y tantas historias conmovedoras. Tropezamos de lleno con el karma oscuro del dolor acumulado por tantas generaciones en conflicto unas con otras. Si queríamos unir las tres religiones teníamos que trabajar con la ciudad donde las tres comparten la tierra. Jerusalem es el lugar perfecto.

Herodes, aquel hombre poseído por el miedo y la ambición, no quiso aceptar la profecía que anunciaba la llegada de un nuevo líder, un nuevo rey que su pueblo reconocerá. Por eso mandó matar a los niños, para no perder su poder. Este fue nuestro primer trabajo: Atender el dolor humano, ayudar en la recuperación de Herodes el cual estaba literalmente poseído y más tarde facilitar el perdón de su pueblo por los hechos ocurridos. En este trabajo recibimos ayuda desde Alfa Centauri de la mano de un ser llamado Lim kersh Urur que nos acompañó durante todo el transcurso del trabajo. Más tarde descubrimos que Alfa Centauri tiene el planeta más próximo a nuestro sistema solar.

Roma entonces tenía, y sigue teniendo, una conexión muy fuerte con Jerusalem. En aquel entonces Roma era el centro de un ejemplo de imperio regido por oscuridad. El nacimiento de la religión cristiana sólo sirvió para hacer un cambio de forma, de aspecto exterior, pero manteniendo el mismo fundamento de control y poder oscuro. De hecho Roma se aprovechó del cristianismo para mantener e incluso extender su imperio oscuro. Nuestro trabajo previo en Roma y el Vaticano nos iba a permitir unir ambos puntos para su equilibrio.

Durante nuestro trabajo aparecieron algunos lugares mencionados en la Biblia. Por ejemplo el río Jordán nos apareció como el simbolismo del bautizo de una nueva religión que suponga la unión de los tres pueblos. De hecho al final vimos la gente bañarse y celebrar el momento. El monte Tabor supuso la conexión con la conciencia superior y el gran plan para la humanidad.

También tuvimos que trabajar con el actual muro que separa Israel de Cisjordania. Aquí recibimos la visita inesperada de elefantes de la India que nos ayudaron a derribarlo. Días más tarde, el 21 de diciembre de 2012 hicimos un hermoso trabajo en el que aparecía la India como potenciador de la nueva espiritualidad mundial.

Nos colocamos sobre Jerusalem formando un tetraedro. Los vértices del mismo se sostenían sobre la tumba de David, la mezquita de la Cúpula de la Roca y la Iglesia del Santo Sepulcro. Tres lugares importantes para cada una de las religiones.

Nuestro trabajo con Jerusalem se concluiría nuevamente con la intervención de antiguos maestros de la cultura egipcia los cuales nos volverían a introducir en un ritual de activación relacionado con el ADN humano. De esta forma volvía a confirmarse la importancia que tiene la antigua sabiduría de esa cultura en el proceso de unión.

CIERRE DEL PROYECTO

El proyecto de las tres religiones lo dimos por acabado en dos trabajos individuales más que tuvieron lugar en fechas muy potentes por la energía que se estaba moviendo: El primero fue el 12, de diciembre de 2012 (12-12-12) y el último, evidentemente tuvo lugar el 21 de diciembre de 2012, justo a las puertas del cambio de era. En esas fechas nos consta que en todo el mundo había miles de personas trabajando en grupos e iniciativas diferentes pero con el objetivo común de despertar la conciencia mundial y unir los corazones de la humanidad.

El año 2013 tendrá fuertes implicaciones en este camino. El número 13 es el número de la muerte… y del renacimiento. Es pues el momento oportuno para empezar a despedirse del viejo mundo y caminar hacia el nuevo paradigma.

 

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Trabajos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s