Y si tu propósito en la vida fuese simplemente ESTAR aquí

¿Te imaginas que tu única y más alta misión en esta vida consistiera simple y llanamente en….ESTAR AQUI?

Este propósito quizás pueda parecer insípido, ingenuo o hasta incluso absurdo desde la perspectiva comunmente adoptada en nuestra sociedad. Sin embargo, yo lo encuentro más poderoso y profundo de lo que pueda parecer. Para mi no es una rareza y hasta te confieso que tengo la sensación de que en estos momentos una gran parte de la población de la Tierra compartimos ese mismo propósito de vida. Estar simplemente aquí.Pero.. ¿por qué puede ser tan poderoso el simple propósito de tener que estar en un lugar?

Primeramente decirte que desde el momento en que estamos en un lugar, nuestra conciencia contribuye a que dicho lugar exista puesto que sostiene la experiencia de nuestra realidad individual y se mezcla a su vez con las conciencias de todo lo que es contenido en dicho lugar. Asimismo, nuestras creencias, nuestros pensamientos, nuestras decisiones y nuestro estado de ánimo también afectarán a ese lugar. En pocas palabras, nuestra presencia y nuestra vibración personal hacen cambiar la experiencia de la realidad.

Pero hay algo aún más interesante en el simple propósito de tener que estar aquí, y es el cambio de actitud y de enfoque hacia la propia vida que hay que adoptar  para que las consecuencias de vivir tal propósito trasciendan nuestra mera existencia. Me explicaré con un pequeño pero poderoso ejercicio que a lo mejor puede ayudarte a cambiar la perspectiva que tienes de ti mismo.

Imagínate por unos instantes que eres una persona que ha padecido incontables dolores de cabeza y de corazón como consecuencia de no encontrar TU LUGAR en esta vida. Me refiero a que no terminas de sentirte a gusto contigo misma/o principalmente porque crees que lo que haces no aporta sentido a tu vida y por supuesto no te llena. Además, cuando te paras a pensar no tienes nada claro qué es lo que realmente quieres hacer en tu vida, lo cual sólo sirve para aumentar tu sensación de desconcierto y angustia. ¿Te lo imaginas?

Si esta fuera tu situación es muy probable que tu desconcierto estuviera originado en la idea de que tienes que HACER algo para SER alguien. Entonces….siguiendo esa lógica… si no hacemos nada, si no sabemos definir lo que hacemos, o si lo que hacemos aún no es definible por el sistema, entonces…¿no somos nadie?  Quizás suene  muy absurdo pero en la práctica es algo que está causando, y muy a menudo, la sensación de fracaso personal. Por eso hay tanta gente infeliz; porque creen que deben hacer algo para ser feliz o porque lo que quieren lograr aún no lo han conseguido.

La creencia de que tenemos que hacer ALGO para poder SER ALGUIEN solo puede llevarnos a una profunda incoherencia existencial y a la negación de la esencia de nuestro ser. Nada puede hacernos felices puesto que la felicidad es un estado del ser y no un logro alcanzado.

Somos. Siempre somos y no necesitamos hacer nada para seguir siendo quienes somos. En todo caso somos libres de expresar quienes somos a través de nuestros actos.

El verdadero cambio de enfoque sucede cuando dejamos de pretender llegar a ser alguien y nos centramos en expresar quienes somos en cada momento. No importa dónde estemos, en qué momento de nuestra vida nos encontremos o qué circunstancias nos rodeen. SIEMPRE tenemos lo necesario para expresar quiénes somos en cada momento. Es erroneo pensar que aún nos falta algo por conseguir, que no tenemos lo que precisamente más necesitamoss o que la vida nos está tratando injustamente. Y por supuesto es ingenuo y hasta gracioso creer que se ha perdido la lista de nuestras peticiones, o que los de “ahí arriba” nos están ignorando. Aunque nos cueste creerlo y aunque nuestro ego nos trate de convencer de lo contrario, todo está donde tiene que estar y sucediendo en el orden debido.

Cuando se vive de acuerdo a este enfoque la vida se convierte en algo muy simple, quizás demasiado simple para ser cierto, y nos ofrece la oportunidad de sacar una parte del tesoro que llevamos dentro. Y es entonces cuando VIBRAMOS, y mucho, y muy alto, y contagiamos a otros, y cambiamos el mundo.

El mundo sube su vibración cada vez que mostramos una parte de ese, nuestro tesoro que todos guardamos.

Ahora te recomiendo que veas el siguiente video que muestra una entrevista a Inelia Benz, una persona cuyo único propósito no es otro que estar aquí para ayudar a subir la vibración del planeta. Una persona que nos recuerda que la humanidad está aproximándose hacia el gran cambio en su estado de conciencia. Una persona que nos recuerda que no estamos solos en este viaje y que estamos recibiendo mucha ayuda de muchos seres, de muchos lugares y que están más cerca y atentos de lo que nos imaginamos. Una persona cuyo testimonio puede hacerte recordar quién eres realmente y porqué estás aquí.

Que lo disfrutes y hasta pronto
Luis
Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Conciencia y espiritualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s