El hombre y el mar

Hoy he leido noticias sobre los destrozos que han causado los temporales en distintos lugares del litoral Español. Prácticamente nos llega la misma noticia desde Galicia, San Sebastián, o Blanes:  El mar nos destroza nuestros bellos paseos junto al mar, nos tira las balaustradas y los edificios de tres plantas. Algunos, y no pocos, ahora se preguntan – ¿quién va a pagar estos destrozos?  

Lo mas seguro es que el sistema que hemos creado permita que de forma “mágica” aparezcan los fondos necesarios para pagar la reconstrucción de esos muros o la indemnización de los afectados. Con eso no se solucionará el problema. Y volvemos al punto de siempre…

¿Hasta donde queremos llegar a ver? ¿Que verdad nos apetece escuchar? 

No se trata de indemnizar o de reconstruir sino de entender que la naturaleza nos habla a gritos. El hombre se empeña en cambiar las cosas sin entender el grado de implicación de sus actos en el entorno natural. Lo que el agua derriba no está mal construido sino mal ubicado. Es tan fácil, es tan claro…

No hay que poner más cemento, ni levantar muros más altos, ni echar más toneladas de piedras. Antes que frenar la fuerza del agua habrá que pensar si tiene sentido intentarlo. La mejor obra del mejor ingeniero del mundo no puede ni debe parar la naturaleza. Primero porque es estúpido pensar que HAY QUE PARAR algo a lo que pertenecemos, aunque lo hayamos olvidado. Segundo porque no existe mejor manifestación de OBRA DE INGENIERIA que la propia Naturaleza. Luego resulta ser que tendríamos que aprender de ella y que deberíamos dedicar nuestro esfuerzo a INTEGRARNOS en ella.

¿Cómo se debe integrar un paseo urbano en un mar embravecido?

Yo no te lo puedo decir, pero intuyo que la respuesta está en la propia costa, en los acantilados, las playas, las calas y las bahías. Salid y mirad con vuestros propios ojos lo que lleva FUNCIONANDO miles de años.

Queridos habitantes de Blanes, de A Coruña, o de Donosti; Necesitáis que vuestros Alcaldes entiendan el lenguaje de la naturaleza o que al menos se rodeen de gente que se lo haga ver; Esa gente podéis ser vosotros mismos. No esperéis a que llegue alguien a hacerlo. 

Que no malgasten vuestro dinero, decid que no. Buscad una nueva opción, pedid que la encuentren, PORQUE LA HAY.

Un abrazo

Luis Otero

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Conciencia y espiritualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s